Tres goles, una gran tranquilidad…

  

Como todo en la vida, para que sea disfrutable tiene que tener un grado de sufrimiento.

Hoy disfrutamos, hoy celebramos el pase a la Copa Ora, lo disfrutamos y celebramos porque Guayana Francesa no fue una pera en dulce, al contrario puso las cosas muy difíciles… Y sino que nos cuente Pinto las horas de sueño perdidas y la calidad de vida abandonada por este equipo.

En lo futbolístico; En el momento clave llego un golazo de Najar, si el mismo que se fue mojado para los EEUU y que por esas cosas de la vida el fútbol le abrió las puertas primero a su residencia y después a defender el país del cual se fue por falta de oportunidades.

En Santa Cruz, hay un campo que lo extraña y una comunidad que el domingo celebro con orgullo sus goles, Andy nos regreso la alegría, esa que habíamos perdido en la ida, dos genialidades suyas y todo en su lugar. 

Todas estas circunstancias vividas después del Mundial de Brasil 2014, nos llevan a entender que el pasado es pasado y que el éxito de ayer no nos asegura el éxito futuro.

Hoy se me viene la mente una frase que motivo al futbolista que disputó más partidos en primera división, Rony Morales en una entrevista me contó la clave de esos 501 partidos, demostrar en cada entrenamiento, en cada partido el por qué estaba ahí, en primera…

Mis amigos igual que en la vida, en el fútbol el mejor partido es el que aún no se ha jugado. Ese donde tienes que demostrar por que sos el mejor.

Nuestro equipo debe entender y creo que esta seguidilla de partidos perdidos lo ha mostrado de forma muy clara. No se gana con el nombre se gana con goles, esos que el Choco debe aprender a meter, como dijo Pinto si metiera todas las que falla estaría en Europa, creo que ha Lozano le gusta Honduras. 

Desde ya, este proceso rumbo a Rusia se presenta como una aventura compleja, donde solo el trabajo y más trabajo nos podrá llevar adelante.

Pero bueno mientras más sufrido es el camino, más alegría se vive cuando se llega al destino. 

Así que la recompensa a todo lo que estamos por vivir, debe ser grande… Creo que Pinto ya lo sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *